Archivo para 19 mayo 2011

Las herramientas (imaginarias) perfectas para un traductor autónomo


Tras unas semanas de mucho trabajo, estrés y abandono (parcial) de mi faceta de bloguera (por lo que pido disculpas), en mi rutina matutina diaria de lectura de todas las redes sociales en busca de artículos y noticias sobre la profesión, me he encontrado con un artículo que me ha resultado muy entretenido. El artículo en cuestión (http://freelancefolder.com/10-imaginary-freelancing-tools-we-wish-really-existed/) consiste en una lista de herramientas imaginarias que desearíamos que existieran. Como no puedo evitar dejar volar mi imaginación y soñar despierta, me he puesto a pensar en mi propia lista de herramientas, aquellas que me facilitarían mucho la existencia y que me habrían ayudado en estos momentos recientes de estrés. Las mías, junto con algunas que le he cogido prestadas a la autora del artículo, son las siguientes:

  1. Multi – Me. Pues sí, ¿a quién no le gustaría clonarse? Mientras Leticia 1 busca la terminología del texto, Leticia 2 podría encontrar textos paralelos, Leticia 3, a su vez, estar a la caza nuevos clientes, y Leticia 4 maquetando la traducción que acaba de terminar.
  2. CV – updater. Aunque sea una tontería, a mí me cuesta horrores actualizar mi CV. Siempre dejo pasar mucho tiempo hasta que la necesidad me obliga a añadir a mi CV los últimos cursos que he hecho, proyectos en los que he trabajado, o conferencias que he interpretado. Además, cuando lo hago, me doy cuenta de que necesita un cambio de formato para no quedarse obsoleto y, cuando termino, caigo en la cuenta de que debería hacerlo también en inglés, catalán y francés. Si existiese una herramienta que lo hiciese todo por mí…como una agenda en la que yo anote los cursos, seminarios, etc, con sus fechas, y ella sola los pasase a mi CV y además en todos los idiomas… Sería perfecto.
  3. Stopclock. Sería muy útil para aquellas ocasiones en las que la fecha de entrega de un proyecto nos está llevando de cabeza. Detenemos el tiempo, hacemos nuestra traducción o revisión con calma y tan felices.
  4. Casa-oficina portátil. También nos podría ayudar tener no solo un ordenador, sino una oficina portátil, que se pudiera doblar y llevar a cualquier sitio. Así podríamos trabajar con nuestro ordenador, nuestra mesa, nuestros diccionarios o nuestra ventana con mucha luz y con vistas a la playa desde cualquier sitio.
  5. Detector de agencias y/o clientes fraudulentos. Sería como ese aparatito por el que pasan los billetes en las tiendas para ver si son falsos. Cada vez que un cliente contacte contigo, abrirías la herramienta, la cual escanearía el e-mail y te daría un historial de la empresa. Así descubrirías si en su pasado han sido denunciados por otros trabajadores,  no han pagado a algún colaborador o han incumplido cualquier otra condición pactada.

Reconozcámoslo: aunque a todos nos basta con nuestra formación, nuestras aptitudes y nuestro buen hacer para seguir siendo competentes en nuestra profesión, podríamos agradecer alguna ayudita extra.

A vosotros, ¿qué herramienta os haría la vida más fácil?

Anuncios