Los timos en la traducción: Parte I

Cuando nos hablan de timos, en cualquier ámbito, pensamos que nunca vamos a caer en ellos. Como cuando vemos a esos abuelitos que salen en las noticias contando cómo les engañaron en la venta de tal producto o en una suscripción o en cualquier otra cosa.

Pero esta es la historia de cómo a pesar de eso, caemos. O al menos yo caigo, he caído ya varias veces. También tengo que decir (a mi favor?¿) que soy una persona muy ilusa. Cosa que os va a quedar muy clara después de leer lo que os voy a contar, desde luego. Así que lo cuento sin demasiado orgullo y más bien con bochorno, pero con la esperanza de prevenir a mis compañeros traductores ilusos del mundo.

Pues bien, voy a dividir los timos en dos tipos:

1) El timo convencional (Alguien que quiere una traducción pero no la quiere pagar. Ja. Pues sí. ).

Caso: Un día recibes un correo electrónico hablándote de un proyecto de traducción. Sigues los pasos convencionales: le presentas un presupuesto, te lo acepta, y empiezas a traducir. Hay una comunicación fluida entre traductor y cliente. Además es un proyecto de localización de un programa de inglés a muchos idiomas. El cliente te va enviando guías de estilo, notas con correcciones hechas a los traductores de las otras lenguas, guías de uniformidad, etc. Llega la fecha de entrega y envías tu traducción. Te responde al cabo de un par de días con unas cuantas correcciones que quiere que hagas. Las haces y se las envías. Te responde dándote el OK; todo está correcto. Y después de eso…nada. Sin noticias. Así, cual un personaje Orwelliano en “1984”, el cliente desaparece por completo. No tenemos forma de contactar con él, ni ninguna prueba con la que tomar la vía legal.
¿Qué hacer ante esto? Yo no hice nada. Vi la causa perdida antes de empezarla. No le había hecho factura (porque me dijo que no era necesario, y no entendí nada sospechoso en eso). Pero si a alguien se le ocurre qué hacer, estoy abierta a todo.

Variantes: Aquí también nos podemos encontrar con agencias de traducción españolas, súper conocidas por todos, con las que trabajas con presupuestos, facturas, etc, pero nunca te pagan. No desaparecen del mapa, pero te dan largas y excusas de lo más estúpidas. En este caso “juegan” con el hecho de que muchos traductores, si sólo les deben una factura de 50€, no quieren ni perder el tiempo en emprender acciones legales contra ellos.

¿Os veis reflejados en esta situación? Espero de verdad que no, aunque creo que este tipo de timo es algo común y puede habernos pasado a todos.
Me retiro a deliberar una forma decente de hablaros del otro tipo de timos; en la segunda parte de esta entrada. Muchos saludos bloggeros.

Anuncios
  1. Mmm… Pero el primer paso sería precisamente haber hecho una factura aunque el otro dijera que no hacía falta, ¿no? Tú tienes que poder demostrar tus ingresos precisamente gracias a las facturas. Además, así habrías tenido los datos del cliente.

    No sé, creo que se podría haber hecho bastante mas, sobre todo si era una cuantía medianamente importante.

  2. Hola Pablo!

    Sí, está claro que yo fui la primera que cometió muchos errores; fue hace tiempo y accedía a casi cualquier cosa que me pidiese el cliente, con relación a rebajas en las tarifas, plazos y, en este caso, no hacer factura.

    Aprendí por las malas, pero aprendí jeje.

    Gracias por el comment!

  3. Desgraciadamente, los traductores somos el blanco de mucha gente con morro y por eso conviene que se nos enciendan todas las alarmas ante determinados comportamientos: un cliente que te pide que hagas algo ilegal (los profesionales estamos obligados a emitir facturas por nuestro trabajo), un cliente que no se identifica adecuadamente (te dice que es de una empresa, pero utiliza una dirección de correo gratuita, no te da un teléfono de contacto, no sabes ni desde qué ciudad te escribe…), un cliente que te hace un encargo sin haberte pedido antes las tarifas…
    Antes de aceptar un trabajo de un cliente nuevo es imprescindible buscar información. Si no tenemos ninguna referencia positiva fiable, debemos pedir un adelanto, bien del total (porque no nos fiamos en absoluto) o de una parte (pero nunca mediante cheque, ya que no sabremos hasta mucho más tarde si el cheque tiene fondos).

  4. Así es, Elena. Me has “desmantelado” la mayoría de la segunda parte del post, jejeje, pero estoy completamente de acuerdo con lo que dices.
    El otro “timo” que me ocurrió tiene mucho que ver con lo que cuentas, pero la experiencia me obligó a tomar muchas medidas de las que hablas.
    En breve lo publico!
    ¡Saludos!

  5. La verdad es que hay que andar con mil ojos. Yo hace un tiempo escribí una entrada sobre un timo concreto, te invito a leerla (http://laurapo.blogs.uv.es/estafas-fraudes-enganos-y-otras-lindezas/), así más gente estará enterada de lo que hacen estos desalmados.
    Ánimo y gracias por la labor de difusión, es importante que los más jóvenes lean este tipo de experiencias para cometer los mismos errores.

  6. La verdad es que hay que andar con mil ojos. Yo hace un tiempo escribí una entrada sobre un timo concreto, te invito a leerla (http://laurapo.blogs.uv.es/estafas-fraudes-enganos-y-otras-lindezas/), así más gente estará enterada de lo que hacen estos desalmados.
    Ánimo y gracias por la labor de difusión, es importante que los más jóvenes lean este tipo de experiencias para evitar cometer los mismos errores.

  7. Hola Laura,

    acabo de leer tu entrada sobre el timo, y me ha parecido súper interesante. Además, está muy bien que hagamos correr la voz de los nombres de esas agencias que no pagan, porque se merecen que nadie más quiera trabajar con ellos.

    ¡Muchos saludos!

  8. Ya no es solo agencias españolas que no te quieren pagar. Aquí creo que has hablado demasiado en concreto y parece que las únicas “malas de la película” son las agencias españolas. De hecho, a mí no me debe ni un duro ninguna agencia española 🙂 Lo de no pagar es algo que pasa con agencias de todo el mundo y basta con mirarse el “Blue Board” de Proz con ver muchos ejemplos. De hecho, me entró la risa la semana pasada porque alguien pasó el enlace a un artículo sobre “lo guay que es trabajar localizando videojuegos en Japón” y, ¡ta-chán!, la agencia a la que entrevistaban me debe pasta. Así que, me dio por buscarla en el “Blue Board” de Proz y me di cuenta de que no soy la única 🙂 (sonrío por no llorar).

    Lo que sí que no me ha pasado (todavía) es lo de que el cliente desaparece para nunca más dar señales de vida… O bueno, sí, que también tengo “compañeras” que me deben dinero por trabajos que les hice en el pasado y se niegan a contestar a mis correos 🙂

    Así que, tranquila, que todos hemos caído, aunque sí que es verdad que de los errores se aprende. Lo m ejor es guardar todos y cada uno de los correos y siempre, antes de aceptar nada, decirle que te manden una orden de aceptación o una PO o algo que demuestre que quieren el proyecto. Y si, aún así, te ocurre, agrúpate al resto de los traductores en la misma situación. ¡La unión hace la fuerza!

    • Por cierto, no conocía tu blog, así que, me lo apunto y lo añado a mi lista de “blogs para seguir” 🙂

  9. ¡Hola Curri!

    Muchas gracias por el comentario. Sí, quizá he concretado, sé que pasa (como en la segunda parte de la entrada) con agencias de cualquier parte.

    Y, está claro, ¡la unión hace la fuerza! Y afortunadamente tenemos los blogs, twitter, etc, para avisarnos los unos a los otros cuando pasen cosas de este tipo.

    ¡Un saludo!

  10. Yo ya no… (decía una canción)
    …comienzo encargos sin que hayan adjuntado desde su correo electrónico el presupuesto y expresen su consentimiento.
    Buena reflexión. ^_^

  11. Está claro que siempre hay que tener una “prueba” para no tener problemas.
    ¡Gracias Pedro!

  12. Pues si te contara cómo terminó la historia… 🙂 Sólo te diré que terminé denunciando en la policía, y no precisamente por la estafa, sino por extorsión… En fin, algún día lo haré público, pero hasta entonces mejor os lo cuento en privado cuando “desvirtualicemos” un día de estos 😉
    Te añado también a mi blogroll.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s